David Aganzo es el nuevo presidente de FIFPro

FIFPro.- David Aganzo se encuentra en los primeros días de un mandato de cuatro años como Presidente de FIFPRO, tras haber resultado elegido en la Asamblea General, lo que le hace equivalente a capitán del equipo del Comité Ejecutivo más diverso en la historia del sindicato mundial de futbolistas.

Para presentarle a un público más amplio, fuera de su España natal, hemos hablado con él acerca de su carrera como futbolista, su nuevo rol como líder sindical y sus objetivos para el futuro.

Su carrera como jugador comenzó en el Rayo Fátima, equipo vecinal del barrio madrileño de  Leganés , y consiguió la Liga de Campeones con el Real Madrid, contando con más de 250 apariciones como delantero centro en La Liga y la Segunda División española, así como varias temporadas en Israel y Grecia.

En 2017, dos años después de finalizar su carrera deportiva, se convirtió en presidente del sindicato español Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), puesto que mantiene tras su reelección por los jugadores para un segundo mandato el pasado mes de abril.

Llegaste al Real Madrid con 18 años. ¿Cómo fue la experiencia?

Imagina a un adolescente que entra al vestuario con estos jugadores: Anelka, Redondo, Raúl, Iker Casillas, Roberto Carlos, Geremi. Eran famosos mundialmente. Fue como un sueño. Aprendí mucho de los mejores jugadores del mundo. Estaban siempre dispuestos a darme consejo. Me ayudaron a crecer como persona y como jugador.

Durante mi carrera, la relación siempre ha sido buena en el vestuario. Aprendí también de otros líderes, como Mauricio Pochettino en el Espanyol, y de Pedro Munitis en el Racing de Santander. En el vestuario, esos futbolistas son personas normales, no estrellas, y te hacen comprender que en el fútbol es el grupo el que gana, no el individuo.

En total, has jugado para 12 clubes en 16 años como delantero centro, con una temporada en el Rayo Vallecano, donde marcaste 28 goles en 72 partidos. En retrospectiva, ¿cómo valoras tu carrera?

Conseguí también disfrutar mucho del fútbol. Al mismo tiempo, aprendí que es una actividad, en parte negocio, en parte deporte, y que hay clubes donde la parte del negocio no se gestiona demasiado bien. Existen situaciones donde incluso no puedes conseguir un chequeo médico, como ocurre en algunos clubes.

En el Rayo Vallecano, perdí mucho dinero del establecido en mi contrato, cuando el club buscó la protección de los acreedores. Efectivamente, mis compañeros y yo estuvimos jugando gratis durante una temporada, aunque logramos ascender a Primer División. No nos pagaron un solo euro.

También me dejaron dinero a deber durante una temporada en el Aris de Salónica griego . Este tipo de situaciones es muy difícil para los futbolistas.

Aganzo 2 1100

¿Cómo muestras a los jugadores juveniles de hoy en día el valor de los sindicatos?

Únicamente cuando no te pagan o cuando tienes problemas legales comprendes la importancia de los sindicatos de jugadores. Nuestro trabajo es informar a los jugadores juveniles acerca de cómo, a lo largo de los años, los sindicatos han mejorado sus derechos laborales.

Cuando se fundó AFE, en el año 1978, los futbolistas no tenían derecho a seguridad social ni podían ser transferidos a otro club sin permiso del club de origen. Los derechos que disfrutan hoy en día no han caído del cielo: los jugadores y sus sindicatos han tenido que luchar por ellos.

En España, ahora estamos luchando duramente por los derechos de las jugadoras, como hizo AFE por los jugadores en los años setenta y ochenta.

¿Cómo contribuirás al desarrollo de FIFPRO en los próximos cuatro años?

Debemos centrarnos en sanear el juego en todo el mundo. Hay países donde no existe una liga profesional y donde los jugadores no pueden negociar mejores derechos laborales como colectivo.

En resumidas cuentas, si un club es solvente y está bien gestionado, el empleado tiene mejores condiciones y el deporte se beneficia a largo plazo. La pandemia nos ha demostrado que, a menos que actuemos juntos –como hemos hecho-, el negocio puede irse al traste.

Cuanto más unido esté el fútbol, mayor fortaleza adquiere. FIFPRO realiza un enorme trabajo, y es importante que sea reconocido a nivel internacional, para que todos los partícipes del fútbol sepan quiénes somos y lo que hacemos. Tenemos gran fortaleza y responsabilidad.

Como delantero, supongo que ejercerás tu función de ataque.

Cierto que soy un delantero, y como jugador no ejercí demasiado la defensa. Pero lo que tenemos que hacer con el nuevo Comité Ejecutivo –que es joven, diverso y capaz– es definir una estrategia eficaz para conseguir cambios positivos en el mundo del fútbol.

Philippe Piat ha realizado un trabajo importante como presidente, y tenemos que fijarnos en su legado y proseguir ese trabajo, en tándem con la excelente gestión y el personal de FIFPRO, de modo que podamos alcanzar todavía más victorias.

Podría decirse que soy el nuevo capitán del Comité Ejecutivo, pero creo en la ética por encima de todo. Estoy muy entusiasmado con el proyecto que tenemos frente a nosotros.